Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Martes 3 de agosto de 2021
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
MONICA SUSANA BORELLO
C.A.B.A. - ARGENTINA
Escribo gracias a Andrea, persona que valoro mi forma de pensar y hablar. Una tarde de lluvia como hoy, en la que llegue empapada a una consulta medica me dijo: "Tenes la educacion y la diccion para contar cuentos infantiles".
Nunca se borro de mi mente eso que escuche y luego fue el motor para lo que hoy publico. Gracias a Andrea y Gracias al que hoy lea mi cuento. MONISU
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Diciembre 2014
Patas o Gallinas al Poder !!!!!!
Regalos para Navidad
Mostrar datos Noviembre 2014
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

15/12/14 | 17:31: Gustavo dice:
Me encantó la fabula con una moraleja importante, muy lindo mensaje. Felicitaciones
10/11/14 | 18:44: Catalina (blog otoño) dice:
Te felicito por ser una nueva integrante de éstas páginas, que en mi caso, me colmó de satisfacciones. Me gustó tu cuento , seguí publicando. EXITOS, un afectuoso saludo.
Vínculos
El arte de crear arte El arte de crear arte
Interiores literarios

Este producto incluye un CD. En esta ilustre antología de interiores se dan cita la poes&i... Ampliar

Comprar$ 39.00

Escuchá Radio De Tango

MONISU





El Arbol de las Mariposas



Patricia vivía con su abuela Teresa, su tía Trini, buena mujer, pero mandona como pocas y su mama Juana, en una casa de campo a la que habían decidido mudarse para escapar de la ciudad, cada vez más ruidosa e insegura. Juana tenia asegurado un puesto de trabajo en el correo del pueblo y la tía se ocuparía de la niña.

La casa tenía muchísimas plantas y árboles, algunos frutales y otros no.

Había uno muy especial que en cualquier época del año tenia hojas, en verano eran verdes y en invierno amarillas y marrones, pero nunca una flor, ni un fruto. A ella le parecía raro pero la naturaleza es así.

Ellas llegaron en otoño, pero al llegar la primavera, toda la casa se lleno de mariposas. A Patricia le encantaban, sabía que eran bichichos que no hacían mal, se posaban en algún lugar y si lo hacían en su cuerpo nunca hacían daño, solo agitaban sus alitas.

Todas eran hermosas, tenían unos colores alucinantes, hasta había algunas con lunares. Lo que siempre le sorprendió es que estuvieran solamente alrededor de su casa, no iban a ningún otro lado.

Una tarde su curiosidad pudo más que todo, se sentó en el jardín por muchas horas y vio que al caer el sol, todas se metían en ese árbol y no volvían a salir. Así sucedía día tras día.

Una tarde  la niña fue invitada a merendar a la casa de una amiga. En el camino se encontró con Sara, la eterna amiga de su abuela. Nunca dejaban de tomar el te cada tarde. Se saludaron y Patricia le dijo: “Sarita, ya es la hora de ir a ver a la Abu, sos infaltable y muy buena amiga, camina despacio y cuídate, luego seguro nos vemos”

Después de unos pasos, Sara le hizo una pregunta, que la dejo muda: “Ya comenzó a tener hojas nuevas, el árbol de las mariposas”.

Se detuvo y volvió sobre sus pasos y le pregunto: “que sabes de ese árbol, que me tiene muy intrigada?”. “ Es el nido que ellas eligieron para vivir. Hace muchos años que sucede, en todos los meses que vivís en esa casa nunca te diste cuenta? En el pueblo todo el mundo lo sabe, algo tendrá ese árbol para haber sido elegido por ellas.”

Se quedo pensado unos minutos y le dijo: " Sari la abuela te está esperando y no quiero que se enfríe el te y las ricas galletas que horneo hoy para las dos.”  Siguió su camino, pero su mente estaba en otra cosa, no sabia si seguir camino a la casa de su amiga que la estaba esperando o volver a su casa. Pero a los amigos nunca hay que fallarles.

Al día siguiente, esperó pacientemente el horario en que habría la biblioteca, pidió todo libro que hablara sobre mariposas, hasta que llegó la hora de cierre.

Pidió a la encargada si podía llevarlos a su casa, esta señora le comentó que los mismos podrían ser retirados de lunes a viernes, estaban a día miércoles, por lo tanto tenia poco tiempo para su investigación. Uso todo el tiempo libre disponible, pero nada pudo satisfacer su curiosidad.

Un mañana de sábado, esperó a que llegara una hora prudente, para estar segura que Sara ya estuviera levantada. Llego, toco su llamador y apareció esa anciana amiga de la familia No pudo esperar el saludo y le dijo: “Sari tengo que saber todo sobre el árbol del que me hablaste.” La buena señora sirvió un rico desayuno y luego comenzó la charla.

Sara se acomodo en su sillon y le comenzó a relatar: “Tu familia cuando llego al pueblo y reacondicionó la casa, vio que ese árbol no daba flores ni frutos, absolutamente nada, por lo tanto pensaron en sacarlo y plantar un pino, para que cuando llegaran las fiestas, seria un hermoso árbol de navidad. Después de una breve charla y haber decidió que hacer, Juana tomo su bolso para ir a trabajar. Cuando salió vio que su jardín además de todas las flores, estaba poblado de mariposas, que lo hacía el más hermoso de toda la vecindad y algunas se posaron sobre su cabello. No lo podía creer y puso en duda lo que se había hablado un rato antes.

Al regresar de un largo día de trabajo, estaba bastante cansada, se preparo un te helado y se recostó en una reposera. A la ida del sol, vio que todos esos hermosos e indefensos bichitos, uno a uno se metían dentro del follaje del árbol misterioso.

Cada mañana, noto que cada vez eran más y más bonitas

 

 

 

Últimas entradas del mes


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2021- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS