Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Martes 3 de agosto de 2021
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
MONICA SUSANA BORELLO
C.A.B.A. - ARGENTINA
Escribo gracias a Andrea, persona que valoro mi forma de pensar y hablar. Una tarde de lluvia como hoy, en la que llegue empapada a una consulta medica me dijo: "Tenes la educacion y la diccion para contar cuentos infantiles".
Nunca se borro de mi mente eso que escuche y luego fue el motor para lo que hoy publico. Gracias a Andrea y Gracias al que hoy lea mi cuento. MONISU
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Diciembre 2014
Patas o Gallinas al Poder !!!!!!
Regalos para Navidad
Mostrar datos Noviembre 2014
Entrá a Radio La Quebrada

Últimos comentarios de este Blog

15/12/14 | 17:31: Gustavo dice:
Me encantó la fabula con una moraleja importante, muy lindo mensaje. Felicitaciones
10/11/14 | 18:44: Catalina (blog otoño) dice:
Te felicito por ser una nueva integrante de éstas páginas, que en mi caso, me colmó de satisfacciones. Me gustó tu cuento , seguí publicando. EXITOS, un afectuoso saludo.
Vínculos
La Calle La Calle
Historias de movileros

El "Movilero " es una raza especial de periodistas que ejercen esa noble profesión en la c... Ampliar

Comprar$ 42.00

Entrá a Radio La Quebrada

MONISU





Marita, lustradora de muebles



 

 

Marita, pasaba todas las tardes con su abuela materna, Raquel. Ella la iba a buscar  al jardín de infantes, le preparaba el almuerzo y luego las dos se sentaban en un  sillón muy cómodo que había en el living,  hablaban del cole y algunas veces veían algún programa en la tele.

Una tarde, su abuela se quedó dormida y esta picara niña, comenzó a abrurrirse. Se preguntó qué hago’, y decidió darles una sorpresa a sus papás para cuando volvieran de sus trabajos, lustraría los muebles de la casa, quedarían brillosos como el sol.

Busco los productos de limpieza, agarro una franela, pero no encontraba el  lustrador, hasta que encontró en el baño, un pomo, era lo que estaba buscando pero aún… no sabía leer. La pasta era de color blanco, olía muy feo, pero no  importo, todo quedaría de maravillas.

El trabajo comenzaría por el dormitorio de sus padres, puso una gran cantidad de pasta en la franela y lo paso por las mesas de luz, las cajoneras, la cama y por último el placard.

Cada vez que su mamá lo hacía, antes de sacar brillo,  esperaba un rato, por lo tanto se sentó a lado de su abuela, que seguía durmiendo.

En la tele vió un programa de dibujos animados y cuando terminó, dijo: “manos a la obra, a lustrar! ”                      

                                                                                                                 1

Que ocurrió ?…… todos los muebles estaban muy feos, mas pasaba la franela, peor quedaban, desesperada, despertó a su abuela y le conto lo que había hecho.

Raquel, se puso muy nerviosa, no sabía si agarrar su cartera y salir corriendo o tratar de solucionar el desastre.

Se paró y  miro a Marita con cara muy enojada y le dijo: “Maru, antes de hacer algunas cosas, se consulta a los mayores! ”                                                           

Pobre abuela, se sentó en el sillón y pensó como arreglar semejante problema. Busco un balde, lo lleno de agua muy caliente y le puso una buena cantidad de detergente, si de esa forma no sacaba la pasta, esa noche tanto ella como Marita, dormirían en la calle. Después de un gran trabajo, lograron que la madera de esos muebles volviera a la normalidad, pero… habían  perdido brillo.

Nuevamente buscaron por toda la casa ese lustrador que les salvaría la vida, por suerte  lo encontraron en el lavadero,  pasaron ese líquido por todo el dormitorio y magia…el brillo volvió.

Luego de esa gran tarea, Raquel preparó  la merienda,  la disfrutaron.

Sin pasar mucho tiempo, llegó su mamá, cansada de su trabajo y cargada con bolsas de supermercado, las dejó en la cocina,  se sacó sus zapatos y preguntó: Todo bien?

Tanto Marita como su abuela, se miraron y contestaron con sonrisa nerviosa: “fue una tarde muy tranquila”.

                                                                                                                       2

Silvina se sentó y dijo: “que olor tan feo hay en la casa”,  su mama respondió: “sabes, yo lo sentí toda la tarde, pero la verdad, no sé de dónde viene”.

Llego la hora en que Raquel tenía que volver a su casa, se despidió de su hija y su nieta.  Marita la acompañó hasta la puerta, la abrazo y le susurro al oído: “Gracias Abu, sos una genia y prometo no volver a hacer cosas sin consultar, esta noche vamos a dormir calentitas, cada una en su cama”. Ella soltó una gran carcajada.  Silvina, nunca pudo saber porqué lo había hecho.

 

MONISU

 

                                                                                            

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                                                                                                          3

Últimas entradas del mes


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2021- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS